Fabio Novembre

Nació en Lecce en 1966. Se mudó a Milán en 1984, donde en 1992 se licenció en arquitectura. En 1993 vivió en la ciudad de Nueva York, donde asistió a un curso de dirección de películas en la Universidad de Nueva York. En 1994, se le encargó el diseño de su primer proyecto: la tienda “Anna Molinari Blumarine” en Londres. En el mismo año, abrió su propio estudio en Milán. De 2000 a 2003 trabajó como Director de Arte en Bisazz a, contribuyendo en el crecimiento internacional de la marca de mosaicos.

 

¿Quién es en realidad Fabio Novembre?

_Desde 1966 respondo a quien me llama Fabio Novembre. Desde 1992 respondo también a quien me llama “arquitecto”. Recorto espacios en el vacío inflando burbujas de aire y regalo alfileres afilados para no darme demasiados aires. Mis pulmones están impregnados del perfume de los lugares que he respirado y cuando hiperventilo es solo para poder estar un poco en apnea. Como polen, me dejo transportar por el viento convencido de poder seducir a todo aquello que me rodea.
Quiero respirar hasta asfixiarme.
Quiero amar hasta morir.

¿Qué le sugiere la palabra plástico?

_Literalmente, plástico significa “capaz de dar forma” y eso es exactamente lo que siento cuando debo diseñar en plástico. Hay una libertad expresiva que rara vez sucede con otros materiales.

¿Cuál es su color favorito?

_El arcoíris.

¿Qué pieza de VONDOM de otro diseñador pondría en su casa?

_Al echar un vistazo en el catálogo Vondom, me doy cuenta de que está lleno de diseñadores amigos míos, por lo que me es difícil elegir sólo uno.

¿Película de época o ciencia ficción?

_Dado que elegí a Fellini como mi maestro espiritual y que con mi primer sueldo me compré una foto original de Felllini en el rodaje de “8 1/2”…creo que “de época”.

¿Tiene algún objeto fetiche?

_Mis anillos, supongo.

¿Cuál es la última cosa que ha comprado?

_Una obra de un artista.

¿Cree en la perfección?

_Existe la idea de la perfección en relación con el cuerpo humano que en la mayoría de religiones define la imagen de Dios. Digamos que prefiero a las diosas, y que en toda la historia del arte encuentro rastros de divinidad en la representación del cuerpo femenino desnudo. Desde “L’origine du monde” de Courbet a mi silla “HER” hay un terreno común que puede ser también definido como amor.

¿Tiene alguna manía?

_¡Soy muy maniático! Tengo suerte que, como diseñador, la gente interprete mis manias como creatividad.

¿Qué hace cuando no está diseñando?

_Creo que diseño hasta cuando estoy jugando con mis hijas.